Reanimación en la gestante

Comprende todas las mujeres en estado de gestación o en el puerperio que presenten paro cardiaco, paro respiratorio o ambos y que haya sido presenciado.
Es fundamentas entender los cambios hemodinámicos y respiratorios que marcan diferencias en la realización y eficacia de las maniobras de reanimación, cambios que inician en el segundo trimestre y alcanzan su máximo hacia las 32 semanas de gestación y que principalmente corresponden a incremento en la frecuencia y el gasto cardiaco y al aumento en el consumo de oxígeno y la ventilación por minuto.
Potencialmente el paro cardiorrespiratorio en la paciente gestante puede estar causado por:

• A – Anestesia/ Procedimientos anestésicos.
• B – Bleeding (sangrado)/ Relacionado con el embarazo.
• C – Cardiovascular.
• D – Drogas/ Medicamentos y psicoactivos.
• E – Embolias
• F – Fiebre/ Relacionada con infecciones.
• G – Generales/ Hs y Ts.
• H – Hipertensión/ Relacionada con el embarazo.

Frente a una paciente embarazada que presente inestabilidad hemodinámica siempre:

• Ubíquela en decúbito lateral izquierdo.
• Administre oxígeno al 100%.
• Obtenga accesos venosos por encima del diafragma.
• Busque y trate factores precipitantes del estado de la paciente.

Si se presenta paro cardiorrespiratorio:
Coloque a la paciente en posición supina e inicie la reanimación cardiopulmonar básica como está indicado en la mujer no embarazada haciendo énfasis en las compresiones de alta calidad y teniendo en cuenta que, si el útero está a nivel o por encima del ombligo, realizar desplazamiento uterino hacia la izquierda.
Al verificar el ritmo se determina el algoritmo a seguir según si es o no desfibrilable y se inicia la reanimación cardiopulmonar avanzada igual que en el adulto incluyendo manejo de la vía aérea, uso de fármacos, desfibrilación manual si se requiere y búsqueda y tratamiento de las potenciales causas reversibles.
Si al cabo de cuatro minutos no se ha logrado la recuperación de la circulación espontanea y el embarazo supera las 20 semanas se debe realizar una cesárea emergente perimortem en el sitio de la reanimación para optimizar la circulación materna y mejorar el pronóstico neurológico.
Tenga en cuenta que no se recomiendan valoraciones fetales durante la reanimación de la mujer embarazada.
Además, si recibía sulfato de magnesio previo al paro, recuerde suspenderlo y aplicar 30 cc de gluconato de calcio al 10%.
Una vez la paciente tiene retorno a la circulación espontánea deben estabilizarse sus signos vitales, mantener una adecuada perfusión y oxigenación, controlar la glucemia y la temperatura e iniciar el tratamiento específico para la enfermedad que llevó a la paciente al paro cardiorrespiratorio.

Edison Muñoz
Cardiólogo – Hospital San Vicente Fundación

2 comments
  1. Hi there! Do you use Twitter? I’d like to follow you if
    that would be okay. I’m definitely enjoying your blog and
    look forward to new updates.

    1. Hola Carley,
      Claro, nos encanta que nos sigas.
      El twitter del Hospital San Vicente Fundación es @sanvicentefund y el del Doctor Edison Muñoz es @edisonhoy
      Muchas gracias por leernos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *