CUANDO REALMENTE LA PRIMERA IMPRESIÓN, ES LA QUE CUENTA -Algunos datos útiles acerca del triage-

Posiblemente el servicio más importante para el ser humano sea el servicio de salud, y en Colombia, que tiene alcance de derecho fundamental, hemos visto incluso desde antes de la reglamentación en triage, como este se ha vuelto una herramienta para poder “devolver” o no atender a cierto tipo de pacientes, es decir para generar barreras de acceso a la salud, en lugar de utilizarlo para lo que realmente fue creado: una forma de administrar recursos en salud, para dar a cada paciente lo que necesita de una forma oportuna, sin embargo, aún se oyen comentarios en las afueras de los servicios de urgencias como: “ojalá esta vez sí pase del triage”, y es porque no solo utilizamos mal sus herramientas, sino que además no educamos a los pacientes y a sus familias en los objetivos de este, de forma clara, lo que para los paciente se ha vuelto toda una travesía cuando están buscando atención médica urgente.

Trabajamos con una palabra en la cabeza: URGENCIAS, tanto de forma figurativa porque no pensamos en otra cosa, como de forma literal (en todos los servicios está el aviso a la entrada) que significa que puedes con todo, la gente así lo piensa, entonces, las primeras decisiones que se tomen con cada paciente, que serán la mayoría tomadas con relativa poca información, van a ser determinantes en la experiencia que el paciente tenga en su institución y en su desenlace.

Es notable el impacto que tiene el hacer un sub-triage y darse cuenta al poco tiempo que el paciente se deteriora en una sala de espera y nos pone a correr, o mejor, cuando pasamos el triage 2 con dolor y se confirma que tenía un ST elevado, eso da satisfacción, por lo tanto debemos buscar activamente el riesgo, actuar rápido para poder controlarlo.

Piense en lo siguiente:  “el paciente más peligroso o de mayor riesgo en un servicio de urgencias es aquel antes del triage”, que en muchos de nuestros hospitales pueden llegar a tener tiempos de espera de pre-triage de hasta 30 minutos, pero…¿por qué es tan peligroso y riesgoso este paciente?, porque nadie sabe que tiene, aún no ha revelado su motivo de consulta, y en general tiene una probabilidad ya establecida de lo que tiene: a nivel mundial tiene del 1 al 3% del 12 al 20%, del 30 al 40%, del 15 al 20% y del 5 al 10% de ser triage 1,2,3,4,5 respectivamente (si utiliza sistema de 5 niveles), pero ahora el problema con las probabilidades, y con los servicios de Urgencias, es que pueden consultar en cualquier momento, a cualquier hora, ese 1 por ciento de los pacientes triage 1, que le “tocaban” este mes, le llegan un domingo entre las 10 y las 11 de la noche, por un “accidente” (que tienen también ese particular comportamiento impredecible, apareciendo cuando nadie lo espera…. tan raro) que ocurrió cerca de su institución… ASÍ ES URGENCIAS… Y SÍ, ¡A LOS QUE TRABAJAMOS EN ELLA NOS GUSTA QUE SEA ASÍ!

A continuación les enumero una serie de herramientas para la realización del triage que van a mejorar mucho la experiencia del paciente, su seguridad y la seguridad del oficial de triage:

  • Tenga siempre buena disposición y una sonrisa.
  • Deje que el paciente exprese su preocupación, sea cortés, cada paciente carga “su historia”, muchas veces no buscan palabras sino oídos y hombros.
  • Trabaje pensando que es lo “mejor” para el paciente, pero teniendo en cuenta también lo mejor para la institución y para el sistema.
  • No utilice términos negativos, no le diga a las personas que “no tienen una urgencia”, o “lo que tiene no es importante” cada cual vive su urgencia a su manera, educar siendo positivo es más fácil, usando términos como “te veo bien”, o “menos mal que estas bien”, tranquilizan y no denigran al paciente.
  • El triage se creó para clasificar, para establecer una prioridad de atención, no para “NO” atender o “devolver”, son palabras con una connotación muy negativa porque implica no atención (que por cierto es ilegal).
  • Recuerde que su principal objetivo es determinar un riesgo, no realizar un historia clínica completa; el hallazgo rápido de factores o situaciones de alto riesgo se convierte en prioridad y se debe actuar en consecuencia, no debe terminar el interrogatorio y examen físico en el triage si no transferir el paciente al área de cuidado destinado para su atención. Si el paciente permanecerá por razones de “sobreocupación del servicio” en una sala de espera, informe al personal a cargo y recuerde que la vigilancia y re-evaluación debe ser periódica y constante.
  • Conozca de antemano la capacidad de su servicio, su hospital y su red cercana de atención para poder tomar las mejores decisiones, muchos pacientes buscan en los servicios de urgencias la mayor información posible desde un triage, de preferencia con una cita asignada (preferiblemente con lugar y fecha de atención, no menor a 24 horas)
  • Sea preventivo, tenga a mano todo el material que le facilite la toma de decisiones, incluida información de la zona, como centros de atención, hospitales y demás servicios (baños, servicios de comida y trasporte, hoteles, cajeros, farmacias).
  • Esté preparado para lo impensable, en un servicio de Urgencias puede pasar literalmente “CUALQUIER COSA EN CUALQUIER MOMENTO” esto es válido desde el más humilde de los servicios de urgencias del más pequeño de nuestros municipios hasta el hospital más grande todos.
  • Recuerde siempre las poblaciones especiales: nuestro niños, nuestras mujeres y madres, nuestros ancianos, nuestros discapacitados, las víctimas de la guerra y de violencia sexual, los desprotegidos, los habitantes de calle, los fármaco dependientes, los enfermos mentales, los inmigrantes, entre otros.
  • La ley establece atención prioritaria y obligatoria para los triage 1 y 2, independiente del nivel de complejidad, “devolver” pacientes de cualquier triage no solo no soluciona el problema del paciente, si no que solo lo transfiere y en muchos casos lo agrava y pone en riesgo muchas situaciones, en especial, la vida del paciente y la seguridad de las instituciones.
  • Tome las cosas siempre con calma, esto ayuda a ver más soluciones de las obvias y de las que creemos, en especial si nos preparamos antes.
  • Cuando tenga dudas, apóyese en la persona de mayor experiencia disponible y siempre será mejor pecar un poco de sobre triage, que de sub triage, piense que hasta el triage 5, de alguna u otra forma la legislación lo considera una urgencia/emergencia a la que debe dársele el manejo adecuado y oportuno.
  • Piense además, que en ese momento de la vida, usted puede ser la única y última esperanza de otro ser humano… un ser humano igual que usted…Actualmente somos la puerta de entrada de más del 85% de los pacientes al sistema de salud y en gran medida es ese primer momento el que determina si un paciente recibe el tratamiento en el momento y lugar adecuado, o se somete a un calvario de filas, esperas, dolor, desesperanza y en muchas oportunidades, la muerte. no pretenda que él sepa que usted tiene hambre o recibió una multa de tránsito, él viene porque usted está en un sitio que dice en su entrada: “SE ATIENDEN URGENCIAS”, y él cree que lo pueden ayudar con su problema.
  • El paseo de la muerte NO ES UNA OPCIÓN negociable, bajo ningún concepto, si se requiere por motivos de sobreocupación, re-direccionar un paciente que traiga una ambulancia (que de preferencia nunca se debería hacer) se debe en lo posible “garantizar las opciones de nuevo traslado, velar por un adecuada retro- alimentación y dejar puertas abiertas a posible retorno. Las ambulancias tienen una función social importantísima, tanto las de concesiones, las de ciudad, las intermunicipales e interdepartamentales; no las retengamos, se deben liberar lo antes posible, otro paciente posiblemente la está necesitando.
  • Estudie, haga cursos, fórmese en triage, es la forma más fácil y segura de hacerlo adecuadamente.
  • El triage es una decisión VITAL, define el futuro inmediato y mediato del paciente, en éste pequeñas decisiones pueden significar grandes diferencias en los desenlaces finales de los pacientes, es la primera línea de defensa de control de riesgo, por lo que una mala etiqueta puesta desde el triage puede ser increíblemente difícil de quitar.
  • No es mejor oficial en el triage aquel que mas “devuelve”, sino el que usa la herramienta con conciencia y amor a la profesión, el triage es para priorizar NO para discriminar.
  • Recuerde que las decisiones de regulación de pacientes por razones administrativas tienen una legislación y una regulación vigente, respetemos y aceptemos, que algunas veces nos toca atender y solucionar aquellos eventos agudos que ponen en peligro la vida del paciente. Recuerde, piense con calma, establezca prioridades, no siempre salir corriendo en una ambulancia es la mejor opción.

 

Un último consejo a los médicos, no tomen decisiones ni hagan juicios de valor basados en la muy escasa, incompleta y simple información que puede llegar a tener un triage, saben que cada paciente es un mundo, y quien logra pasar más de 3 horas seguidas en un servicio de urgencias, se da cuenta que los seres humanos pueden llegar a sorprenderte, de una muy buena, a veces muy mala, a veces preocupante, triste, extraña, increíble, inconfesable, caótica, conmovedora forma, pero a fin de cuentas nuestra razón de ser y existir.

Trabajamos en URGENCIAS: estamos listos para todo lo que sea, a la hora que sea… ¡ÚSANOS ADECUADAMENTE!

 

Rafael Moscarella

Médico urgentólogo

Hospital San Vicente Fundación de Rionegro

1 comment
  1. aveces el personal que labora en urgencias especialmente en triaje nos volvemos frios inconscientes y hasta inhumanos se nos olvida que podriamos ser nosotros o nuestros familiares quienes consultaranmos en otra institucion que no saben ni tienen que saber que somos personal de salud es mas una buena amnanesis puede dectetar otras patologias diferentes ala por que consulta , se nos olvida al igual que tenemos vida social familiar afuera de la institucion, y no sabemos con que tipo de pacientes y/o familiares tratamos , nosotros especialmente en los pueblos somos gente que los pacientes ven como salvadores un llamado a todos los que pertenecemos a la area de la salud esta profesion es mas de entrega amor paciencia sacrificio dedicacion y nuestra mision es servir a los demas no que nos sirvan se los digo y me duelen los cambios geracionales con experiencia de 30 años en servicios de urgencias de un segundo nivel x favor nuevas generaciones reaccionemos a veces no pensamos en nuestros pacientes recuerda trato como me gustaria que me trataran…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *