Simulación clínica como herramienta de enseñanza-aprendizaje

La simulación clínica es un método de aprendizaje que ha llegado a las ciencias de la salud introducido desde el campo de la aviación y lo militar. Es un proceso dinámico en el que se crea una situación lo más parecida posible a la realidad que facilita la participación activa del estudiante, para integrar lo teórico con lo práctico, con la oportunidad de repetir las veces que sea necesario una maniobra, una técnica o una competencia no técnica, como la comunicación o el trabajo en equipo.

El entrenamiento en simulación es beneficioso para el estudiante y para el paciente. En una situación real, el primero estará preparado para una correcta actuación y el segundo estará más seguro.

En este sentido sabemos que existe, cada vez más, una importante preocupación por la seguridad del paciente dentro de los hospitales, limitando los procedimientos con el paciente e influyendo en la adecuada formación de los estudiantes y el reentrenamiento de los profesionales.

Además, los conocimientos médicos se duplican cada 6-8 años, haciendo que un médico que practica su profesión unos 30 años y un enfermero unos 40 años, requiera formación continua para mantenerse actualizado.

Para el reentrenamiento se debe tener en cuenta que la educación del adulto tiene características particulares y varios pedagogos se han interesado en mejorarla dándole un gran valor a los aprendizajes activos. Así encontramos que tanto la pirámide de Miller como el cono de aprendizaje de Dale plantean una forma eficiente de educación del adulto. Miller propone que el aprendizaje de una persona adulta ocurre en distintos niveles, desde la adquisición de conocimientos teóricos hasta saber cómo integrarlos en la práctica y demostrarlos. Dale afirma que para recordar un alto porcentaje de los conocimientos adquiridos hay que realizar una representación teatral o bien simular experiencias reales.

La educación a través de la simulación clínica se convierte entonces en una excelente herramienta del proceso enseñanza-aprendizaje que protege la seguridad del paciente y permite una formación continua eficiente.

Apoyado en estos conceptos, los hospitales de San Vicente Fundación  han considerado el uso de la simulación clínica como herramienta de educación en los cursos académicos de soporte vital básico y avanzado  que ofrece, permitiendo que los profesionales de la salud se enfrenten a la realidad laboral con más confianza y mayor preparación pues refuerzan y actualizan los conocimientos adquiridos con anterioridad y los preparan para enfrentarse a situaciones poco frecuentes con mayor seguridad.

Rubén Horacio Torres Gómez

Médico General – Hospital San Vicente Fundación

Instructor Soporte vital básico y avanzado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *